«Estamos en un período de ensueño»

La industria audiovisual ha cambiado mucho en los últimos 30 años y también lo ha hecho el mundo de la producción. EGEDA, la entidad de gestión sin ánimo de lucro que gestiona los derechos de propiedad intelectual de las productoras españolas, ha estado acompañando a los productores todo este tiempo. Hablamos con Enrique Cerezo, su presidente, acerca de esta nueva era.

Enrique Cerezo no necesita presentaciones. Todo el mundo conoce a este productor y distribuidor audiovisual, presidente del Atlético de Madrid y convertido hoy en el gran conservador del cine español. Su compromiso multifacético con la industria audiovisual lo articula a través de las empresas e instituciones que dirige y sus respectivas actividades: Enrique Cerezo Producciones, Video Mercury, canal 8Madrid y FlixOlé. También preside EGEDA -entidad de gestión sin ánimo de lucro que defiende y gestiona los derechos de propiedad intelectual de las productoras españolas desde donde se impulsan actividades tan importantes para el sector como Iberseries & Platino Industria –el evento referente internacional de la producción de habla hispana y portuguesa, los Premios Cinematográficos José María Forqué.

Enrique Cerezo junto a Benicio del Toro, premio Platino de Honor, en la pasada gala de los Premios Platino del Cine Iberoamericano

Presidente, EGEDA tiene más de 30 años de recorrido. ¿Ha cambiado mucho el mundo de la producción audiovisual y la gestión de la propiedad intelectual?

El mundo de la producción audiovisual ha cambiado completamente. Ahora entramos en la era de la inteligencia artificial, con el reto que supone la protección de la propiedad intelectual en este entorno. Por fortuna, vivimos en un presente en el que las ideas y los proyectos se comparten a nivel global y la coproducción es una herramienta habitual y efectiva que no solo ayuda a hacer realidad nuevas ideas, sino que fomenta que estos sean más diversos, universales e integren una mayor variedad de puntos de vista. Claro ejemplo de ello es el éxito durante tres años consecutivos de Platino Industria que, junto a Iberseries, permite que se hagan realidad nuevos proyectos resultado de la coproducción internacional, un modelo que no solo define el futuro del audiovisual, sino de la realidad ya presente.

Cuando empezamos con EGEDA, éramos conscientes de la necesaria internacionalización de las producciones, a pesar de que por aquel entonces, el mercado audiovisual estaba más centrado en una producción nacional y el audiovisual español contaba con una proyección mucho menor en el extranjero. De la misma manera, el modelo de consumo de películas, cortos y series se ha diversificado increíblemente, un factor que consideramos favorable pero que, sin embargo, nos ha obligado a redoblar nuestros esfuerzos en favor de la protección de los derechos de propiedad intelectual ya que, con la llegada de plataformas online, no solo se diversifican los formatos, sino también, las herramientas con fines fraudulentos.

¿Cómo ve el momento audiovisual actual en España?

Creo, honestamente, que estamos en un periodo de ensueño. El número de producciones rodadas y producidas en España no solo se ha multiplicado exponencialmente, sino que además muchas de nuestras obras audiovisuales se han convertido en referencia internacional en un tiempo récord. Qué decir de La casa de papel, que ha sido seguida por un gran público en todo el planeta, habiéndose convertido en la serie «de robos» más famosa del mundo. O de la victoria del pasado año en Berlín de Alcarràs, o la candidatura al Oscar de Bayona este año por La sociedad de la nieve.

Estamos sin duda ante un país puntero en producciones que tiene una vocación internacionalista, de que sus historias sean las de todo el mundo. Además, y es conveniente resaltar esto, en el ámbito laboral el audiovisual español es un sector estratégico que garantiza en algunas áreas el pleno empleo, que ofrece puestos intermedios de nueva creación que permitirán acoger a nuevas generaciones de profesionales e incluso ofrecer una mejor salida a aquellos que estén dispuestos a reinventarse. Pensando en esta posibilidad fundamos precisamente Platinoempleo, una plataforma que, a diferencia de todas las demás plataformas de empleo, se centra en poner en contacto al ofertante con el demandante, poniéndolo directamente en comunicación con las empresas interesadas en su servicio, sin que tenga que invertir una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en la selección, una por una y no siempre con la mejor suerte, a incontables ofertas.

De igual manera, la constitución de CREA SGR en 2005 por parte de EGEDA y el Ministerio de Cultura ha permitido agilizar y hacer posible el nacimiento de miles de proyectos que no habrían visto a luz sin esta herramienta de financiación que ha dado tranquilidad a la banca y a la industria audiovisual. El papel de EGEDA es acompañar a los productores en su camino permitiendo el mejor entorno de trabajo posible.

EXISTE UN UNIVERSO CINEMATOGRÁFICO MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS DE CADA PAÍS

¿Cómo ve la batalla actual por los Originals y la PI que mantienen las plataformas de streaming? ¿Son esos cambios en general beneficiosos para los productores audiovisuales o aún hay cosas que matizar?

Siempre es motivo de celebración que el espectador disponga de una oferta tan amplia y cercana, tan solo a un click de distancia y disfrutable a través de un modelo legítimo que beneficia a ambas partes proporcionando un acceso más fácil y una forma más sencilla de exhibir los contenidos de los distintos creadores. Sin embargo, no hemos de olvidar que todo este modelo pierde su auténtica razón de ser si no se pone en el centro a la propiedad intelectual, la correcta retribución de los titulares, entre ellos y fundamentales los productores, acorde con el papel esencial que estos desempeñan a la hora de que un proyecto audiovisual se convierta en una realidad. Si perdemos esa base fundamental y nos olvidamos de dar al productor el crédito y la compensación que merece, estamos perdidos como industria, por bueno que sea el modelo de negocio.

Mariano de Paco, José Luis Martínez Almeida, Enrique Cerezo, Jordi Martí y Miguel Ángel Benzal en la alfombra roja de los Premios Forqué

EL PAPEL DE EGEDA ES ACOMPAÑAR A LOS PRODUCTORES EN SU CAMINO

Ustedes son el 50% de Iberseries & Platino Industria. ¿Cuál considera que es el mayor activo de este mercado?

Platino Industria fue creado por EGEDA alrededor de los Premios Platino, cuando nos dimos cuenta de que los participantes se reunían para hablar de proyectos. Y creo que si por algo destaca nuestra celebración anual conjunta de Iberseries & Platino Industria es por crear como en ningún otro lugar del mundo un mercado común iberoamericano para el intercambio de proyectos y la puesta en marcha de  nuevas producciones. Creemos que existe un universo cinematográfico más allá de las fronteras de cada país y que hay historias que solo pueden ser contadas en español.

Al estímulo creativo, se une además el fortalecimiento de una industria audiovisual sólida y la consagración del iberoamericano como un mercado de fuerza digno de medirse con cualquiera de los otros grandes competidores internacionales. Sin ir más lejos, esta última edición del Mercado ha roto todos los récords con una asistencia de cerca de 3000 profesionales acreditados de 45 países. La creación de un evento que ya es un acontecimiento ha llamado ya la atención de showrunners de la talla de Ron Leshem, creador de Euphoria, y ha sido refrendada como la gran cita del audiovisual iberoamericano por productores de la talla de Axel Kuschevatzky, productor de El secreto de sus ojos, por la que obtuvo el Oscar y, más recientemente, la gran Argentina, 1985.

Cerezo opina que el aseguramiento de la financiación de los proyectos y el mantenimiento de un entorno seguro para los inversores es clave para el crecimiento

En relación con la creación del Spain Audiovisual Hub, ¿qué más debe hacer el gobierno para apoyar el sector? ¿Vamos por buen camino?

El audiovisual es un sector estratégico para el desarrollo de nuestra sociedad, no solo en la creación de cine o de las series de ficción, sino también como herramienta clave en la educación, en la comunicación de las empresas y de las actividades en diferentes ámbitos de nuestra sociedad. Por ello, es un sector de gran crecimiento y con capacidad de creación de empleo de alta cualificación, que permite el desarrollo del talento y la creatividad, ambos aspectos que nuestra comunidad iberoamericana destaca de forma muy especial.

Por ello, todo el esfuerzo que desde las distintas instituciones administrativas se realice para promover el audiovisual, permitirá el impulso y promoción de muchas áreas de nuestra sociedad en diferentes sectores que se verán afectados por la utilización del audiovisual como industria, como herramienta educativa y de comunicación de las actividades de las empresas en diversos ámbitos. En este sentido, el aseguramiento de la financiación de los proyectos y el mantenimiento de un entorno seguro para los inversores en productos audiovisuales es clave para el crecimiento, al tiempo que la protección de la propiedad intelectual de las producciones audiovisuales.

NUESTRAS OBRAS SON REFERENTE INTERNACIONAL

¿Cómo ve el futuro del sector? Regálenos una reflexión sobre la industria.

En este sentido, soy optimista. Creo que el acceso a una gran variedad de contenidos, tanto en temas como en formatos, a través de plataformas y la creación de grandes eventos cinematográficos, nos ha hecho reconectar con un público que agradece que haya tanta oferta disponible en el audiovisual. La cantidad de rodajes acogidos en España y la consolidación de nuestras producciones como estándares de calidad, es cada día más una realidad que nos augura los mejores resultados de cara al futuro. Esto debe servirnos de impulso para seguir apostando con proyectos con firma propia, por seguir favoreciendo financiera y legalmente las producciones dentro y fuera de nuestras fronteras, lo que nos permiten crear una marca personal.

Todo ello, claro está, sin olvidarnos de que este impulso no afecte en absoluto al reconocimiento de la titularidad de los proyectos y se respete a la figura del productor, un elemento imprescindible que merece el máximo reconocimiento y que hace posible que las iniciativas florezcan. Mientras se respeten sus derechos y se facilite, con las adecuadas medidas que sus iniciativas puedan salir adelante, tendremos garantizado el progreso y crecimiento de nuestra industria.

 

© REPRODUCCIÓN CONFIDENCIAL