Enrique Cerezo: Los derechos no se tocan

La piratería amenaza la industria audiovisual en España. esta es la alarma lanzada por el presidente de egeda que ilustra las actividades emprendidas para apoyar al sector, para que pueda competir y encontrar cada vez más socios en Europa y en los territorios Iberoamericanos.

Hay nombres y apellidos que mejor que otros, en un determinado momento histórico, encarnan el patrimonio que un país ha conquistado en un determinado sector. En este caso, este nombre y apellido es, sin duda, el de Enrique Cerezo, figura que destaca en el cine y en el audiovisual español en su conjunto. Su compromiso multifacético lo convierte en este personaje de referencia. Empezando por la presidencia de EGEDA – entidad que defiende y gestiona los derechos de propiedad intelectual de todas las productoras audiovisuales españolas, activa también en Latinoamérica y EEUU – desde allá lejos en 1998 y con la titularidad del canal 8Madrid.
A todo esto hay que sumar el lanzamiento de la plataforma FlixOlé en 2018 que cuenta con un importante catálogo de casi 8.000 títulos de cine y series españolas (y hasta más), que con tenacidad y obstinación ha desempolvado los archivos de los distribuidores de todo el mundo y los ha restaurado y digitalizado a sus expensas, actualmente a la cabeza de la distribuidora Video Mercury. Un catálogo que año tras año se sigue enriqueciendo con las nuevas películas que Cerezo manda a las salas con su Enrique Cerezo Producciones mientras que otras compañías se ocupan de la postproducción y distribución. Cerezo es sin duda un hombre de gran prestigio y poder; y también una figura que se encuentra en una posición privilegiada para proporcionar una imagen fiel de los objetivos que el sector audiovisual español puede tener la legítima ambición de alcanzar a corto o largo plazo, a nivel nacional e internacional. Se encuentra también en la mejor posición para denunciar riesgos y peligros que amenazan la titularidad de los derechos de los operadores audiovisuales, en especial la piratería. Veamos lo que nos ha contado quien, empezando su carrera como un simple camarógrafo, es hoy señalado por las crónicas financieras como uno de los hombres más ricos de España, pero sobre todo y antes que nada, como el ya histórico presidente del glorioso Atlético de Madrid.

Presidente, visto por los observadores externos, da la impresión de que el mundo audiovisual español se encuentra en un momento crucial, en el que – si se juega bien sus cartas – pueda aspirar a convertirse en uno de los países líderes de la Unión Europea. Sobre todo ahora que Inglaterra ya no forma parte de la Unión, ¿Qué piensa usted?

Comparto el hecho de que nuestra producción cinematográfica y televisiva está atravesando una fase de gran desarrollo, sobre todo ahora que incluso los más importantes operadores internacionales, como Netflix, Amazon, HBO, por citar algunos, se han dado cuenta de la enorme capacidad que tiene España. Me refiero a nuestra creatividad, a nuestras destrezas técnicas, a la variedad de nuestro paisaje, así como a la clemencia de nuestro clima. Pero más que a ocupar el lugar de Inglaterra, creo que España puede y tiene que comprometerse a trabajar para aprovechar lo que siempre ha estado a su alcance, y con esto me refiero al enorme mercado de países de habla hispana en América del Norte y América del Sur. Estamos hablando de más de 500 millones de personas unidas por un mismo idioma: es como si la mitad de China hablara español, una platea potencial enorme…

El presidente Cerezo en la inauguración de la segunda edición de Iberseries, organizada por EGEDA y la Fundación Secuoya. Inmediatamente detrás, Rafael Sánchez, director de relaciones institucionales y comunicación de EGEDA

¿Cómo ha impactado la llegada de las plataformas OTT en el trabajo de EGEDA?

Como entidad de gestión de los derechos de todos los productores audiovisuales, EGEDA ha tenido que articular cada vez mejor sus servicios, porque la irrupción de las plataformas ha aumentado exponencialmente la posibilidad de piratear los contenidos de nuestros asociados. Por esto, EGEDA ha incrementado su compromiso en las nuevas tecnologías, tanto en la gestión de determinados derechos de propiedad intelectual de os productores como en las actividades de bienestar y de promoción de interés general a favor del sector. La piratería ha cambiado en los últimos años, pero sigue afectando mucho al sector porque perjudica fuertemente la actividad de nuestros asociados. Por otro lado, es importante obtener la aceptación y el máximo reconocimiento de que cuando una obra audiovisual se utiliza para cualquier fin, debe contar con la autorización de los titulares de los derechos y debe ser compensada. Al ser un activo intangible, hoy más que nunca es difícil proteger la propiedad intelectual. No es casualidad que la nuestra haya sido la primera sociedad de gestión colectiva en realizar – ya en 2007 – Filmotech, un portal de descargas para poner a disposición obras audiovisuales,
una clase de antepasado de las
OTT que existen hoy.

«La irrupción de las plataformas ha aumentado exponencialmente la posibilidad de piratear los contenidos»

Además de defender los derechos, ¿Qué hacéis para apoyar el desarrollo del sector audiovisual?

Nos estamos moviendo en distintas direcciones, pero me gustaría remarcar por lo menos tres de las iniciativas más recientes que hemos promovido. La primera es Platino Educa: una plataforma innovadora que usa el audiovisual y el cine como herramienta educativa, tanto en los colegios como en las universidades. Recibe el apoyo de más de miles de productores españoles y latinoamericanos y cuenta con más de 300 obras, que se irán incrementando en el futuro. El objetivo es el de contribuir a la formación y a la alfabetización audiovisual de nuestros estudiantes y de generar un gusto por el español y los audiovisuales en español. La segunda es Platino Crowdfunding: una plataforma de financiación online que permite financiar proyectos del sector audiovisual. Es el instrumento para conseguir la inversión necesaria para realizar proyectos de pequeña escala, como cortometrajes. Para grandes proyectos, en cambio, estamos desarrollando una plataforma de financiación participativa específica para las producciones, a través de préstamos e inversiones. La tercera es Platino Empleo: el primer portal de trabajo creado por la industria y dedicado exclusivamente al sector del audiovisual y de los videojuegos, que desarrolla las mejores herramientas existentes para optimizar el proceso de búsqueda de candidatos, permitiendo seleccionar a los candidatos más aptos en base a las exigencias del mercado a través de un poderoso algoritmo de evaluación de perfiles. Platino Empleo no solo ofrece oportunidades profesionales a los candidatos, sino que promueve también la formación y aumenta las posibilidades de establecer los contactos necesarios, que requiere el futuro del audiovisual. Dar visibilidad a los distintos contenidos también es nuestra prioridad: las actividades de promoción se han vuelto más fundamentales que nunca.

¿Se refiere a los premios?

Sí, pero entre otras cosas. Celebramos la 28º edición de los premios Forqué, que son uno de los reconocimientos más prestigiosos de nuestra industria cinematográfica. Luego están los Platino, es decir, los premios de la industria iberoamericana, incluido Portugal y Brasil, que se entregan con una ceremonia organizada cada cierto tiempo en España o en otros países de América Latina, y que en mayo cumplen su 10º edición. Las repercusiones positivas de este tipo de iniciativas se prolongan en el tiempo, basta considerar que el impacto publicitario sobre el mercado iberoamericano en la última edición se estima en torno a los 130 millones de euros. Con esta vocación de apoyo y promoción, organizamos Platino Industria el pasado mes de septiembre en el Matadero de Madrid, junto con la Fundación Secuoya, la segunda edición de Iberseries & Platino Industria, el más grande evento internacional que pretende ayudar a posicionar los contenidos iberoamericanos para
hacerlos más competitivos con respecto a la oferta disponible a nivel internacional. Poco a poco intentamos responder a exigencias de un panorama audiovisual que se vuelve cada vez más complejo.

«Solo RTVE apoya continuamente la cultura cinematográfica española»

Me puede explicar, ¿por qué ha decidido empezar una gran actividad de restauración de la cinematografía española, reconstruyendo las películas más estropeadas, desenterrando aquellas que se creían perdidas para siempre y dándoles una nueva vida digital?

Porque no había nadie que pareciera interesado en hacerlo y no quería que se perdiera el gran patrimonio cultural que representa el cine español. Empecé en los 80 comprando los almacenes de grandes compañías que ya estaban cerradas hasta sumar más o menos el 70% de todo el cine español. El problema era que los negativos de las películas ya no se encontraban íntegros, porque nadie se había
ocupado en conservarlos en óptimas condiciones: las imágenes y el audio resultaban fuertemente dañados. Es por ello por lo que fuimos en busca de copias de películas que creíamos perdidas visitando a los distribuidores internacionales: desde México hasta Italia pasando por Egipto. Después de eso, sometimos las películas a un cuidadoso proceso de restauración y digitalización, a veces incluso integrando escenas que se habían cortado en la versión mandada en sala y que habíamos encontrado como descartes del montaje. Es un trabajo enorme porque aquí como en el extranjero los laboratorios desaparecieron junto con sus almacenes, y cuando a veces conseguimos encontrarlos están en condiciones desastrosas.

¿Usted la definiría más como una pasión o como un negocio?

Es una pasión que va sostenida por el negocio, porque hay películas cuya restauración ha requerido hasta seis meses de costoso y minucioso trabajo.

¿Cuántos títulos posee actualmente?

Alrededor de 8.000, entre los cuales mil documentales; hay de todo, hasta cortos y series. A estos, poco a poco, se van sumando las distintas películas que realizan las productoras de mi grupo. Actualmente hemos pasado a una media de dos títulos al año, después de los 4-5 de años anteriores.

Algunas personalidades que asistieron a los actos de Iberseries el pasado mes de mayo en el Matadero de Madrid. De izquierda a derecha: Raúl Berdonés, fundador del Grupo Secuoya; Matilde García Duarte, coordinadora general del Ayuntamiento de Madrid; Miguel Ángel Benzal, director general de Egeda; Enrique Cerezo; Fernando MéndezLeite, presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España; Luis Cobos, presidente de la entidad de gestión de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (AIE)

¿Por qué ha reducido su compromiso en la producción?

Porque la distribución cinematográfica se está haciendo extremadamente difícil. Después de la pandemia, más del 45% del público no ha vuelto a las salas, mientras que los costes de producción y promoción siguen siendo completamente a cargo del productor. Hoy en día solo en Antena 3 y Telecinco se pueden permitir seguir adelante lanzando sus películas, porque cuentan con amplios espacios promocionales dentro de sus canales, a través de los cuales invitan insistentemente al público a verlas. Para todos los demás operadores, la situación sigue siendo muy complicada.

¿Qué importancia tiene el papel de la tv en sostener la cultura cinematográfica?

Es fundamental; en España Rtve está trabajando sistemáticamente en esta dirección. Lo hace de manera continuada, pagando películas mejor que otros operadores , y dando la posibilidad también al público más joven de conocer los títulos que de otro modo nunca verían. Esto no vale solo para nuestro cine, sino también para el cine internacional, producido en las últimas décadas. Además, el público lo aprecia: considere que con las películas de Paco Martínez Soria la audiencia ha llegado al 12%, un resultado que las demás emisoras no consiguen alcanzar con ciertas novedades de importación.

¿No está interesado en producir series?

Lo hice hasta que vendí mi participación en Boomerang TV, la empresa que ha realizado los 1500 episodios de El Secreto de Puente Viejo. Si en un futuro decidiera volver a empezar, las produciría para mi empresa.

Se refiere a los competidores de FlixOlé, supongo. ¿Qué balance puede hacer después de casi cuatro años del lanzamiento de su plataforma?¿Cuántos usuarios tiene?

Los números son ciertamente positivos, pero no los hacemos oficiales dado que las demás plataformas no están dispuestas a hacer lo mismo. Nuestra gran ventaja es que tenemos un perfil claro y un contenido único: quien quiera ver el cine español tiene que abonarse a FlixOlé. Sin embargo, les puedo adelantar que estamos estudiando un posible lanzamiento de la plataforma en algunos países de América Latina.

¿No cree que la oferta OTT haya crecido desmesuradamente hasta llegar a la saturación? ¿No corréis el riesgo de haceros daño un poco todos?

Creo que sí… Pero el problema no es el nivel de saturación, porque los usuarios son bastante infieles, entonces pasan de una plataforma a otra. La cuestión es que la proliferación descontrolada de plataformas está alimentada por la piratería con contenidos nacionales e internacionales, que se ceden a las OTT (que a menudo son de buena fe) a escondidas de los legítimos titulares de los derechos. Los cuales – en el caso en que decidan embargar a los piratas – deben emprender un largo y oneroso proceso judicial, que no compensa el daño ni desincentiva la ilegalidad. EGEDA siempre ha estado muy comprometida en este frente incluso adhiriéndose a organismos internacionales, pero el nivel de piratería al que tiene que hacer frente el sector audiovisual español alcanza ahora niveles alarmantes. Tengo que admitir que a menudo nos sentimos solos al tratar de contener esta emergencia.

¿Por qué no realizar una plataforma que contenga los nombres de los titulares de los derechos de cada contenido audiovisual?

Sería un proyecto largo y extremadamente complejo y la piratería debe ser frenada rápidamente.

Hay quien dice que el cine tendrá que resignarse a ceder cuotas de su propio mercado a las OTT. Como productor y titular de plataforma, ¿cree que hay margen de recuperación o el camino ya está marcado?

Pienso que todo fenómeno tiene su propio tiempo; ahora es el momento de las plataformas. Hubo un tiempo en el que triunfaban las salas de cine, luego el VHS, y después los DVD. Después del “bajo demanda” … estoy seguro de que vendrán otras fases, pero el cine existía antes y seguirá existiendo. Más aún cuando, como indican los análisis de mercado, el público prefiere ver un clásico del cine antes que una producción anónima en serie en las plataformas.

Según Cerezo, la administración pública debe moverse para garantizar el fomento de actividades que estimulen el crecimiento de la industria audiovisual

Como presidente de EGEDA, ¿ha trabajado a menudo en el tema de la ayuda pública al sector audiovisual?

Por supuesto, porque el apoyo público al audiovisual español es de 40 millones de euros contra los 400 de Francia, y casi todos los países europeos o hacen mejor que nosotros. Por tanto, es inmediatamente comprensible que la relación competitiva no aguante, y que al hacerlo, el sector audiovisual español tenga que responder cada vez más a la lógica comercial dictada por las plataformas internacionales. Estoy convencido de que la administración pública tenga que garantizar la promoción de actividades que ayuden a desarrollar el crecimiento de la industria audiovisual, creando estructuras que incentiven las inversiones a través de la colaboración entre público y privado, como en el caso de CreaSGR, promoviendo incentivos fiscales, fomentando la internacionalización y facilitando la participación en festivales y mercados. Es fundamental impulsar todo lo que da visibilidad a la industria audiovisual interna y externamente, porque ayuda a nuestro sector a obtener el reconocimiento que se merece.

¿Tiene alguna idea de cómo acabará la discusión actual sobre la definición de un productor independiente?

Espero que el legislador analice y revise bien el texto. Porque es preferible que se considere productor independiente a aquel que, en términos de propiedad, no tenga conexiones con las emisoras y plataformas que dominen el mercado.

Me puede explicar, ¿cómo compagina su bagaje cinematográfico con su compromiso como presidente del Atlético de Madrid? ¿Qué tienen en común una película y un partido?

Son dos mercados muy difíciles y ambos dependen del público, aunque son muy diferentes. El fútbol tiene la ventaja de que puedes jugar por el resultado todas las semanas, mientras que con las películas ya entiendes en los primeros días del lanzamiento si lo has hecho bien o no y ahí, ya no puedes recuperarte; además, alrededor del futbol se mueve mucho más dinero, gracias a un público más grande y fiel que el del cine. No obstante, ambos tienen seguramente un elemento importante en común: tanto las películas como los partidos apuntan directamente al corazón de las pasiones de su público.

© REPRODUCCIÓN CONFIDENCIAL