Tras la edición más difícil de su historia, el Festival de Cine de Edimburgo tiene nuevo director

Tras el colapso del Centre for the Moving Image, socio del festival, el EIFF atraviesa un momento difícil. La llegada de Paul Ridd en la dirección, promete reencaminar el evento y volver a hacer de él una cita de referencia en el calendario de festivales cinematográficos europeos.

El Festival de Cine de Edimburgo (EIFF) se ha enfrentado este año a la edición más difícil de su historia tras el cierre repentino del cine Filmhouse, sede y casa del festival. Aún así, pudieron llevar a cabo el evento en agosto con ayuda de otros cines locales y programas de ayudas culturales con una edición en formato reducido bajo el mandato de Kate Taylor, que al finalizarse, decidió dejar su puesto. Ahora, el EIFF nombra a un nuevo director: Paul Ridd, un veterano ejecutivo de adquisiciones en Picturehouse Cinemas.

Ridd se unirá al Festival de Edimburgo en diciembre desde su puesto actual como jefe de adquisiciones en Picturehouse. Su primera edición, el 77º aniversario del festival, se llevará a cabo en agosto de 2024.

Como director, Ridd será responsable de crear, desarrollar y dirigir el negocio, implementar la estrategia de recaudación de fondos y presentar un presupuesto y un plan plurianual para el festival. Además, colaborará con la junta directiva para liderar la dirección estratégica general y la sostenibilidad de la organización, desarrollar la estrategia y visión, y formar un nuevo equipo.

Durante el tiempo de Ridd en Picturehouse, la compañía se encargó de lanzar «God’s Own Country» de Francis Lee, la ganadora del León de Oro en Venecia en 2021 «Happening» de Audrey Diwan, «Scrapper» de Charlotte Regan y la flamante ganadora de la Palma de Oro «Anatomía de una caída» de Justine Triet. Ridd también ha actuado como asesor de programación para el Festival de Cine de Londres (BFI) desde 2018 y como consultor internacional para el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary desde 2019.

Como adelantábamos, Ridd llega en un largo periodo de turbulencias para el Festival de Edimburgo, que incluyó un breve cierre después de que el Centro para la Imagen en Movimiento (CMI), propietario del Festival, colapsara. Los ejecutivos del CMI nombraron administradores en octubre de 2022. En el momento de la administración, un comunicado del CMI aseguró que si ya los altos gastos y la poca asistencia después de la pandemia habían afectado, la situación se había agravado aún más con la subida del nivel de vida que atraviesa Reino Unido actualmente.

En consecuencia al cierre del CMI, sus dos cines emblemáticos para el cine de autor en Escocia, Belmont Filmhouse en Aberdeen y Filmhouse Cinema en Edimburgo, tuvieron que cerraron sus puertas. Poco después, la marca EIFF fue recuperada por Screen Scotland, un organismo nacional de financiación, que permitió una edición reducida en 2023. Kristy Matheson, la última directora permanente de Edimburgo, estuvo en el cargo poco más de un año. Fue nombrada directora de festivales del BFI en marzo de 2023.

Ridd ha comentado: «Estoy más que emocionado de unirme al EIFF en un momento crucial de su historia. Mi objetivo es llevar el festival hacia un brillante nuevo futuro con películas y cineastas con reconocimiento mundial, y poner al público en el centro de todo lo que hacemos. En los próximos meses, espero formar un equipo para llevar a cabo el festival, trabajando estrechamente con Andrew Macdonald y la nueva junta para lanzar algo fresco y diferente para la escena global. Estoy agradecido por la mentoría inigualable de Clare Binns en estos últimos años y mi intención es replicar su feroz dedicación, pasión y verdadero amor por el cine como principios impulsores del festival. Estén atentos y que comience.»

© REPRODUCCIÓN CONFIDENCIAL