Luis Millán, CEO de Odeon, trae a Europa las pantallas LED sin proyector

Odeon cambia las reglas con el primer cine de Europa, en Majadahonda (Madrid), con pantallas LED de emisión sin proyector y un sistema de sonido inmersivo que hace temblar en la butaca. El CEO nos cuenta cómo sus sofisticados cines se “gestionan con un teléfono”

La revolución comenzó en Taipéi (Taiwán) con el primer cine con una pantalla LED de emisión de la multinacional coreana LG Electronics. Llega a Europa en los espectaculares Odeon Multicines, situados en el centro comercial Gran Plaza 2 de Majadahonda. Próximamente, los espectadores podrán disfrutar de unas condiciones técnicas espectaculares para crear, como recuerda Luis Millán, CEO de Odeon, rememorando a Víctor Erice, la emoción de ver una película de una manera inmersiva y “sacar al espectador de casa”.

Lo más disruptivo, como nos explica Millán, al frente de 13 cines con 133 salas, son esas pantallas que parecen una televisión gigantes pero con una resolución muy superior a la de la televisión más sofisticada del mercado. Se trata de los paneles Miraclass LDAA025 de LG, con unas matrices de diodos LED SMD de hasta 10,2 metros de base y 5,4 metros de altura. Trabajan con un procesado del color que tiene una precisión de 24 bits, lo que, según LG, les permite restituir 68.700 millones de colores con una resolución de hasta 4.096 x 2.160 puntos y una capacidad de entrega de brillo típica de 300 nits. Al tratarse de una tecnología de píxeles autoluminiscentes, la pantalla ofrece una gran calidad de imagen, con un negro puro y un altísimo contraste.

Si la imagen es espectacular, como señala Millán, lo que más notarán en sus propias carnes los espectadores será el sonido Dolby Atmos 7,1. Con el objetivo de crear un sonido inmersivo y una experiencia inolvidable, en la sala con la pantalla de 10 metros hay un total de 30 altavoces: 18 distribuidos en bloques de 6 entre los laterales y la parte de atrás los otros 12 restantes en el techo; mientras que los altavoces de los graves están ocultos bajo la pantalla de LG. Esta caja acústica es capaz de alcanzar un nivel de presión sonora máximo continuo de 130 dB y su respuesta en frecuencia se extiende desde los 60 Hz hasta los 20 kHz.

Luis Millán, CEO de Odeon, en la presentación del primer cine de Europa con pantallas LED en todas sus salas.

¿Cuál será la principal mejora en la experiencia que notarán los espectadores que vayan a los nuevos Odeon Multicines en el centro comercial Gran Plaza 2? 

Lo más disruptivo es la imagen porque pasa de ser proyección a emisión y no hay cabina ni foco de luz saliendo desde atrás, la única luz proviene de la pantalla. Pero el espectador lo que más va a notar será el sonido. La imagen es brutal y tiene una calidad espectacular. No tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados. Lo que ocurre es que no nos impacta tanto como el sonido inmersivo que es 3D, identificas cualquier cosa en cualquier punto y a nuestra cabeza eso le sorprende mucho más. Con este tipo de sonido que es una como una caja acústica, cuando ves una película de acción estás sudando. Sudas en la butaca. Te mete en la película. La imagen es preciosa. ¡Te imaginas ver Barbie en este cine con todos los colores!

¿Se sienten pioneros al abrir el primer cine con todas las pantallas LED? 

La primera pantalla de LED del mundo la pusieron en Taipei pero el primer multicines con pantallas LED somos nosotros. Somos pioneros, sin duda.

¿Cree que la competencia seguirá su camino en breve? ¿Pretenden expandir este modelo a otros cines que tienen en España? 

Toda la tecnología tarda en implementarse y hay un asunto económico. La inversión es muy grande y no lo puedes ponerlo de entrada en un pueblo. Primero lo instalamos aquí que es un sitio premium y luego iremos creciendo. Los hermanos Lumiére la primera proyección la hicieron en París y luego fue extendiéndose. Esto es lo mismo. Al final el precio será lo que haga que otros empresarios den el paso. Para nosotros es una inversión muy grande.

¿Que no haya cabina cambia el procedimiento del cine? 

Ya los proyeccionistas se eliminaron con el paso del celuloide al digital. Ahora mismo los proyectores de cine tienen un servidor que es el mismo que utilizamos aquí, la  IMS3000 de Dolby da la señal de vídeo al proyector y aquí. No cambia nada. Cambia el hecho de que no hay proyección, hay emisión. A mi me gustaba más el mundo del celuloide que el digital pero hay que estar con los tiempos. Todo funciona con librerías centralizadas y en red en este mundo de ordenadores conectados. Nuestros cines se manejan con un teléfono desde cualquier punto. Es todo digital: las luces, el volumen del sonido…

Cine Odeon Gran Plaza 2 Majadahonda, que abrirá sus puertas próximamente.

 

“Si ves una película con un teléfono puedes decir que la has visto pero no que la has sentido”

 

Después de la pandemia y el boom de las plataformas, ¿hay una doble exigencia por proporcionar una experiencia muy superior a la doméstica? 

Totalmente. Tenemos que sacar al público de casa y diferenciarnos. La experiencia debe ser muy superior a cualquier otra. Esto cambio está enfocado en eso. Como dijo Víctor Erice en su rueda de prensa en San Sebastián, el cine debe seguir siendo una experiencia colectiva de contemplación. Por ello, debe ser inmersiva para que te metes en la película y la vivas. Nuestro reto es que te sientas dentro.

¿Vencerán las salas a las plataformas? 

El cine ha ido sobreviviendo a todo pero se ha ido dejando un trozo por detrás. Todo ha hecho algo de daño, la televisión, el vídeo, el DVD y el Blue Ray y ahora las plataformas. Es importante que se respete la ventana en cine de dos meses. Si lo metes en plataformas con las prisas y la inmediatez de la gente, están viendo la película pero no experimentándola a fondo. Desde luego no es lo mismo ir al cine que verla en un telefonito, puedes decir que has visto la película pero no que la has sentido.

© REPRODUCCIÓN CONFIDENCIAL